DiarioNica.com

Jue27112014

Actualizado:09:09:00 AM

alto-al-canalOppenheimer advierte gran escándalo ecológico con el Canal El Asesor Presidencial Jaime Incer dice que...
gabo-esta-dementeOriginales de las novelas de García Márquez en Texas *  Gabo archivado junto a los grandes...
poetas-nicaragueensesPoesía dolorosa de Horacio Peña   EL INMIGRANTEPor: Horacio PeñaEl inmigrante aprende la...
un-buen-desayunoDesayuno: ¿Por qué es la comida más importante del día? La Nación, Costa Rica Más allá de dar...
ataques-aereosEstalla violencia en Ferguson, Missouri * Se quiere ocultar realidad del racismo en Estados Unidos* El...

Los nicas en Costa Rica

Parque de vigorón y sexo

 

LA MERCED SAN JOSE

La Nación de Costa Rica

Este lugar, ubicado en plena capital, se convierte los fines de semana en un verdadero mercado nica, donde los pinoleros, aparte de disfrutar de sus comidas, encuentran desde la pomada canaria nica hasta sexo a “muy buen precio”.

Lo más característico, sin duda, son los gritos de las vendedoras de vigorón, negocio que sostiene a 12 familias. Una de ellas es María García, madre de cuatro hijos y 17 años de vivir aquí.

“En la semana, a veces gano entre ¢50.000 o ¢80.000 con la venta del vigorón. Los más buenos son los fines de semana porque vienen muchos paisanos”, dijo García.

Ella comparte el espacio del parque con vendedoras de cosa de horno, nacatamal, ropa, zapatos y medicamentos. Además, hay dos comerciantes de medicamentos originarios de Nicaragua.

Es el caso de Yunnieth Aguirre, una joven de 15 años.

“Vendo desodorantes nicaraguenses, cremas, talcos, pomadas para hongos, espinillas y barros. Un sábado o domingo hago cerca de ¢40.000 ”, comentó.

Con las ganancias de estos negocios también se benefician los familiares que se quedaron en el vecino país del norte.

Es así como al menos cinco empresas dedicadas al envío de dinero facilitan este trámite en los alrededores de La Merced. Estas compañías cobran entre $3 y $7 de comisión por cada transferencia.

De acuerdo con el estudio Remesas Sur-Sur: Importancia del Corredor Costa Rica-Nicaragua, publicado en febrero del 2010 por la Academia de Centroamérica, un 40% de los hogares nicaraguenses reciben remesas y uno de cada tres receptores capta el dinero desde suelo costarricense.

Ivannia Pérez es una cliente frecuente de los centros remeseros. Ella tiene tres años de vivir aquí.

“Vine a trabajar para ayudar a mi familia. Envío quincenalmente entre $90 y $100”, expresó Pérez.

Negocios. Las tertulias entre los “paisanos” se desarrollan entre sermones de pastores evangélicos, música cristiana, los gritos de los vendedores de tarjetas telefónicas de Movistar y Claro; y las ventas de diarios nicaraguenses como Voz Ciudadana y El Nuevo Diario.

Con sus ropas de domingo, refrescos y meriendas, las familias hacen picnic cada fin de semana.

“Esto más se parece al parque de León en Nicaragua, de donde yo soy” , señaló María Teresa Barrera, quien vende lotería.

El parque, además, funciona como un punto de encuentro para buscar peones de construcción y empleadas domésticas.

“A veces vienen personas a contratar trabajadores. Es muy arriesgado porque hay patrones que no le pagan a uno y lo pasan amenazando con llamar a Migración”, dijo Jairo Parrales, quien tiene 20 años de vivir en el país.


A pesar de las dificultades, Parrales se siente “muy feliz de vivir en esta tierra”.

Placer. Sin embargo, la gama de trabajos que se contratan en La Merced es aún más amplia, pues la Fuerza Pública tiene contabilizadas a 12 mujeres que llegan a ofrecer servicios sexuales al lugar.

Según Olman Gómez, subjefe de la Delegación del distrito Hospital, esa cifra puede llegar incluso a 30 los fines de semana.

“Venden sus servicios por entre ¢ 3.000 y ¢4.000. La Merced es el gancho en donde las mujeres hacen el contacto con sus clientes y los llevan a las cuarterías que se encuentran aledañas al parque”, precisó el oficial.

En los alrededores hay identificados al menos 15 establecimientos para esos menesteres.

Para Carlos Sandoval, experto en estudios culturales por la Universidad de Birmingham, Inglaterra, hay un múltiple intercambio de información entre los nicaraguenses que usan el parque como un punto de encuentro y de distracción.

“Lo que vemos en el parque La Merced es una tendencia mucho más amplia, que es la dificultad de la población nicaraguense de encontrar empleos en la economía formal”, explicó Sandoval.